HEME AQUÍ

 Cuando sea grande espero recordar mi libertad con la misma lucidez que hoy la vivo.

Cuando sea grande estaré tranquilo por no haberme subastado a un mejor postor.

Cuando sea grande, me gustaría decir que nunca perdí mi inocencia y esa capacidad de sorprenderme con la cosas simples de la vida.

Cuando sea grande, espero no perder mi incondicionalidad a la hora de amar, y que al llegar la noche, me encuentre con la hembra que me enseñó a ser varón.

 Cuando sea grande espero haber sido lo suficientemente agradecido con aquellos que me mostraron nuevos caminos.

 Cuando sea grande, diré con orgullo que nunca capitulé ante los azotes de la vida, esos que buscaban que mis pasos dejasen de ser firmes y siguiera los antojos de otros.

 Cuando sea grande mis piernas no tendrán la fuerza que tienen hoy,  pero podré morir agradecido que me llevaron hasta donde quise ir, a diferencia de muchos que se hacen llamar potros aunque nunca hayan galopado.

Galope.

 Este vídeo lo escribí y edité simplemente como un juego hace más de una década, son pocas las cosas que habiendo sido creadas sin ninguna pretensión siguen estando tan vigente en mi vida, y debe ser porque no hay nada que me describa mejor.

Me amarás o me odiarás, pero indiferente no te seré.